En Cirugía estética, Cirugía plástica

Existe bastante controversia entre las mujeres que se someten a cirugía plástica mamaria y después quedan embarazadas y desean dar lactancia materna a sus hijos.

Lo cierto, es que no hay reglas fijas y muchas veces depende de cómo se hayan tratado los tejidos en la cirugía y de las propias técnicas quirúrgicas, ya que las hay más agresivas y menos.

Como regla general, la mama se verá sometida a una serie de cambios hormonales durante el embarazo que provocaran una distensión de sus ligamentos, un aumento del volumen glandular y una relajación cutánea.

Una vez producido el parto y el cese de la lactancia, la mama se volverá más atrófica, con menor volumen, la piel habrá perdido tonificación y podrá mostrar descolgamiento. Pero todo esto no tiene por qué limitar futuras lactancias en otros embarazos.

Pero ¿qué ocurre con la posibilidad de lactar tras una cirugía plástica mamaria?

En las mamoplastias de aumento, por lo general no existirá ningún inconveniente para la lactancia si la madre lo desea. La lactancia puede estar garantizada tanto si los implantes han sido colocados en posición suprapectoral como retropectorales, porque los tejidos mamarios han sido respetados y los conductos galactóforos no tienen ninguna alteración para conducir la leche materna.

En las reducciones mamarias, siempre advertimos que la lactancia puede no ser posible en la gran mayoría de los casos. Dependerá de la técnica, pero lo cierto es que para reducir una mama hay que realizar incisiones alrededor de la areola y en la glándula y ello conlleva la destrucción de un número considerable de conductos galactóforos. Lo aconsejable es que no se tengan lactancias porque además no podemos predecir que no aparezcan mastitis y quistes de retención láctea.

En las cirugías de mastopexia o elevación mamaria nos encontramos en un camino intermedio, pero razonablemente se parecen mucho a las reducciones mamarias, con incisiones muy similares y grados de destrucción de conductos muy parecidos, por lo que tampoco podemos garantizar las lactancias.

En las cirugías de reconstrucción mamaria. Por desgracia cada vez se ven más tumores mamarios malignos en pacientes jóvenes y en edad gestacional, por lo que no está demás el considerar este grupo. La lactancia dependerá de múltiples factores: mastectomías radicales o parciales, radioterapia, quimioterapia, técnicas de reconstrucción, etc. Ahora, si es cierto que la mama contralateral, si es una mama sana, debe mantener la capacidad de lactar intacta.

¿Cuánto tiempo debo esperar entre la lactancia y la cirugía mamaría?

Siempre es recomendable que pasen alrededor de 3 a 6 meses para que den tiempo a que la glándula vuelva a su naturalidad, desaparezca la leche y la ingurgitación y evitemos el riesgo de mastitis o infecciones de los posibles implantes que vayan a usarse.

¿Cuánto tiempo debo esperar para tener un embarazo tras una cirugía mamaría?

Es razonable esperar a que haya terminado por completo el tiempo de cicatrización postquirúrgica; por tanto, aconsejamos entre 10 y 12 meses.


Los implantes de mama no son para toda la vida. Aquí te explicamos por qué hay que revisarlos periódicamente y eventualmente cambiarlos.

Dr. José Salvador
Cirugía Plástica y Estética
Clínica Biyô
Quirónsalud Alicante-Torrevieja

>> PIDE UNA CITA aquí sin compromiso <<

Entradas recientes

Empiece a escribir y pulse enter

Abrir chat
Contacte por whatsapp
Hola, ¿podemos ayudarte en algo?