En Cirugía estética, Cirugía plástica
Intervención de aumento mamario explicada de principio a fin
5 (100%) 1 vote

Mamoplastia Alicante Denia

En este post nos gustaría haceros un breve resumen de cómo es la secuencia de acontecimientos en una cirugía de aumento mamario (mamoplastia de aumento).

LA IDEA INICIAL

La idea en la paciente surge desde bien temprano, cuando con el desarrollo, la mama no acaba de conseguir un volumen adecuado para las expectativas de la mujer. Esta idea va madurando con el tiempo y al final y después de búsquedas, información, comentarios con otras amigas, etc., la propia paciente decide acudir a la consulta del cirujano plástico.

LA PRIMERA CONSULTA

En la primera consulta el cirujano plástico examinará el pecho y tomará consciencia de su forma, volumen, simetría, proyección, caída y consistencia. Se realizan medidas del contorno torácico, base mamaria y distancia entre areola y horquilla esternal. Se registrará el peso y altura de la paciente. Todos estos datos ayudarán elegir el implante más adecuado en la cirugía.

Por supuesto la paciente tendrá un criterio que debe ser considerado y respetado. En numerosas visitas este criterio es muy acertado y la paciente sabe bien lo que busca, pero hay ocasiones en las que la paciente tiene creadas falsas expectativas que deben ser puestas en tela de juicio y aclarar, es decir, los médicos no solemos recomendar aumentos de volumen grandes con implantes. Hablamos de implantes de más de 500 cc. Estos volúmenes tienen más complicaciones postoperatorias que los volúmenes normales y la paciente que busca este tipo de aumento debe de ser advertida de los posibles peligros.

Es habitual en esta consulta realizar una prueba de volumen con los simuladores 3D mamarios. Se trata de implantes de silicona con formas y volúmenes escalados, que puestos con un sujetador especial y sobre el pecho de la paciente, van a dar una idea y una imagen parecida a la que se pueda conseguir con la prótesis real. También puede usarse un programa informático de realidad virtual, que mediante fotografías en 3D simula visualmente en la pantalla del ordenador, el efecto que tendrá un aumento mamario en la propia paciente.

Una vez asesorada la paciente, se le indicará que para poner la cirugía en marcha debe realizar unos estudios preoperatorios de analítica sanguínea, electrocardiograma y radiología de tórax (en algunos casos mamografía) y acudir a una cita preanestésica.

Finalmente, a la paciente se le proporciona un presupuesto detallado de la intervención y se le ofrecen las distintas posibilidades de pago o financiación.

CONFIRMACIÓN

En la segunda visita a la clínica, la paciente ha realizado las pruebas preoperatorias y ha tenido la entrevista preanestésica. Ahora se resuelven las posibles dudas que puedan quedar y se busca una fecha para la intervención quirúrgica. La duda más frecuente en esta cirugía es la elección del volumen del implante. Todas las mujeres suelen dudar entre dos tallas de implantes, con una pequeña diferencia entre ellas, qué es tan insignificante, que el médico tiene que saber explicar que no va a notar cambios dramáticos entre una y la otra, pero qué a la hora de la verdad, por los comentarios de las propias pacientes, siempre se dice aquello de que, “ojalá me hubiese puesto la más grande”.

Al finalizar esta segunda visita, la paciente debe disponer de una fecha de intervención, de un consentimiento informado, de las instrucciones previas a la cirugía y de la medicación que debe tener preparada para el postoperatorio ya en casa. En esta visita se decide el método de financiación y se realiza el pedido de implantes a la casa comercial que se haya elegido en base al caso particular.

Evidentemente pueden surgir dudas antes de la cirugía y las pacientes pueden llamar a la consulta al teléfono de atención al paciente tantas veces necesiten para aclararlas. Disponemos de personal encargado para solucionar todas estas dudas; en el caso de que la duda requiera la opinión del doctor, se le ofrecerá una nueva visita médica para valorarla.

LA INTERVENCIÓN

El día de la intervención, la paciente acudirá a la clínica a la hora señalada y con las instrucciones que se le han proporcionado en consulta; la más importante son las ayunas de 6 horas. Debe dirigirse a recepción para rellenar la hoja de ingreso, entregar la documentación facilitada y abonar los gastos hospitalarios. Entonces es acompañada a la habitación, donde verá al doctor antes de comenzar la cirugía.

Suele tratarse de una cirugía de una noche de hospitalización, por lo que a la mañana siguiente, después de comprobar que la paciente ha tolerado dieta, puede levantarse de la cama sin sufrir mareo y tiene un buen control del dolor, el propio doctor le dará el alta hospitalaria y podrá trasladarse a su domicilio.

EL POSTOPERATORIO

Reducción Mamaria Alicante Denia

La salida del hospital es con un vendaje compresivo. Los drenajes aspirativos, que no siempre son usados, suelen ser retirados antes del alta hospitalaria. El vendaje al ser compresivo provoca molestias de presión que se añaden al dolor de la presión que ejerce el implante, por lo que es habitual un dolor de moderado a severo los primeros 3-4 días, sobre todo en pacientes muy jóvenes, que aún no han sido madres o no han lactado. Es frecuente que las primeras noches las pasen en el sofá con la espalda reclinada, ya que la posición muy plana en la cama provoca más dolor o agobio.

La paciente debe tomar la medicación que se le ha señalado y evitar los esfuerzos. Será llamada por teléfono desde atención al paciente los primeros días para comprobar si su evolución es normal y será visitada en consulta para la primera cura a los 3-4 días del alta hospitalaria. En esta consulta se retirará el vendaje, se realizará una primera cura y se colocará un sujetador deportivo.

En esta fase, es posible realizar ya una ducha completa y la curación de las heridas con betadine en casa. Debe mantenerse el sujetador día y noche y el control del dolor es mucho mejor.

Recomendamos realizar drenaje linfático manual dos veces por semana desde este momento. Este masaje es antiinflamatorio, evita la contractura capsular y proporciona confort a la paciente. Normalmente se prescriben 8-10 sesiones.

Al finalizar los 14 días se retiran los puntos. La paciente comenzará a usar aceite de rosa mosqueta para ir mejorando el aspecto de las cicatrices y deberá continuar con el sujetador hasta los 30 días de la intervención, deberá continuar con los drenajes linfáticos y deberá evitar el ejercicio intenso hasta el segundo mes de la mamoplastia.

En un postoperatorio normal, realizaremos una visita de seguimiento al mes de la cirugía para evaluar la evolución del implante, ver los tejidos desinflamados, evaluar si la simetría y la proyección son adecuados y retirar el sujetador deportivo, finalizar los drenajes linfáticos y comenzar la actividad deportiva moderada.

SEGUIMIENTO

En nuestro protocolo de seguimiento se cita a la paciente a los 3, 6 y 12 meses de la cirugía. En estas consultas se busca la valoración más a largo plazo del resultado y si bien al año suele darse un alta, es relativa, por cuanto el implante debe ser controlado mediante ecografía cada 2-3 años. En ningún caso se le informa a la paciente que el implante es para siempre y que no puede tener problemas, por lo que su control es muy importante. Ante la sospecha de fisuras, porosidad o rotura, será aconsejable la sustitución de los mismos. Este seguimiento con ecografía es sencillo, rápido e indoloro, por lo que las consultas a partir del primer año, aunque no obligatorias, son recomendables y proporcionan a la paciente la tranquilidad de que sus prótesis están en buenas condiciones.

 


 

Lee también nuestro post sobre la preparación de la cirugía de aumento de mamas <<

>> Infórmate aquí sin compromiso <<

Entradas recomendadas

Empiece a escribir y pulse enter

1
Hola, ¿te puedo ayudar?
Powered by