Slide thumbnail

Mamoplastia de reducción

Reducción mamaria

Reducción Mamaria Alicante Denia

Reducción de mamas. Mamoplastia de reducción.

La hipertrofia mamaria es una afección caracterizada por un aumento del volumen de los senos por encima de sus proporciones normales. Estas hipertrofias pueden darse en la pubertad (hipertrofia virginal de la mama) y entre sus causas figura una hipersensibilidad a las hormonas femeninas. A pesar de que la piel en las mujeres jóvenes suele ser tónica, la aparición de esta patología acostumbra a provocar grietas (estrías). En la mujer adulta, la hipertrofia suele deberse a un aumento del tejido graso que invade la trama conjuntiva mamaria. Como consecuencia, la mama suele ser grande, dura, poco elástica y su vascularización precaria.

Estas hipertrofias mamarias llevan a la paciente a alterar su comportamiento social, condicionando el uso de ropas adecuadas, la práctica de deportes e incluso llegan a ocasionar importantes complejos, especialmente en las mujeres jóvenes. El sobrepeso que significa una mama hipertrófica conduce con frecuencia a trastornos funcionales como dolores de espalda o alteraciones en la posición de la columna vertebral, acentuadas por el hábito que suelen tener estas pacientes de adelantar los hombros para hacer retroceder el tórax y con ello disimular el tamaño de la mama. La reducción mamaria o mamoplastia de reducción es una técnica quirúrgica que tiene como objetivo principal la modificación de la forma y tamaño de la mama para adecuarla a los requerimientos estéticos y funcionales de la paciente.

Preparación

Se necesita analítica sanguínea, electrocardiograma y radiología.

En las visitas preoperatorias se realizará una exploración de las mamas con el objetivo de evaluar la estructura y volumen y aconsejarle el procedimiento más conveniente para su caso.

Hospitalización

La operación requiere un ingreso hospitalario de 24 horas.

Normalmente se usa anestesia general.

Cirugía

Existen muchos procedimientos para reducir y elevar la mama pero, en síntesis, todos ellos persiguen dos objetivos fundamentales: elevar la areola y el pezón y reducir el tamaño de la mama, consiguiendo con ello un volumen, forma y turgencia lo más perfectos posible con unas cicatrices residuales disimuladas. Las clásicas cicatrices de la mama en forma de T invertida han venido siendo sustituidas por cicatrices verticales más pequeñas, pero en casos de hipertrofias muy severas todavía se siguen necesitando cicatrices en el surco submamario.

La duración de la cirugía es entre dos y tres horas.

Postoperatorio

Se llevará un vendaje compresivo durante 3-4 días que será sustituido por un sujetador deportivo. Este sujetador mantiene la prótesis firme y evita los seromas y hematomas. Suele ser necesario unos 30 días.  Durante la primera semana deben evitarse los esfuerzos con los brazos.

Los puntos de sutura intradérmicos se retiran a los 12 días y entonces se le indica a la paciente que gradualmente inicie su actividad normal.

Transcurrida una semana desde la operación, se recomienda el drenaje linfático manual y al retirar los puntos de sutura, se recomienda el uso de aceite de rosa mosqueta en la cicatriz y protección solar hasta 6-8 meses después de la intervención.

Preguntas más frecuentes sobre la técnica de la reducción de mamas

¿Qué cuidados postoperatorios tengo que seguir?

Al alta hospitalaria llevará un vendaje que no podrá mojar durante 3-4 días y que acudirá a retirar a la consulta, sustituyéndolo por un sujetador deportivo bien apretado para el resto del mes. No podrá realizar esfuerzos ni levantar pesos con los brazos durante las dos primeras semanas.

Los puntos se suelen retirar a los 14-15 días y a partir de entonces estaría indicado realizar drenaje linfático y tratar las cicatrices con aceite de rosa mosqueta o con parches de silicona como presoterapia.

El ejercicio físico puede efectuarse de manera progresiva y gradual a partir del primer mes.

Este tipo de intervención, ¿qué riesgos conlleva?

Como cualquier intervención quirúrgica, los riesgos pueden ser hemorragias, infección y complicaciones relativas a la anestesia. En cuanto a la mamoplastia de reducción, aunque el índice de complicaciones de estas intervenciones es bajo, los principales riesgos son:

  • Disminución en la sensibilidad del pezón y de la piel de los senos, que puede ser temporal o permanente.
  • La cicatriz. Aunque en la mayoría de los casos tiene una apariencia satisfactoria, a veces se necesita cirugía correctiva u otros tratamientos.
  • La abertura de suturas, siendo el punto más delicado el de cruce de las dos ramas de la T. En esto influye mucho la tensión a que han sido cerradas y el trato dado a los tejidos, especialmente en el borde de las heridas.
  • Pequeñas diferencias de tamaño, forma y situación de senos y pezones que en un número muy reducido de casos requieren una nueva intervención.
  • Las necrosis cutáneas, que pueden afectar especialmente a la areola cuando ha sido trasladada a gran distancia, cuando ha sido sometida a tensión o compresión o cuando se trata de un injerto libre.
  • La disminución de la capacidad de lactancia. Al tener que desplazar la areola-pezón a cierta distancia de su ubicación inicial, se deben desconectar parcialmente lo conductos galactóforos, lo que puede provocar una reducción de la posibilidad de lactar. Si esto no sucede, la lactancia se llevará a cabo sin ningún tipo de problema.
¿Se podrán depilar las axilas enseguida?

La paciente podrá depilarse a la semana de la intervención.

¿Se podrá usar bikini sin que se noten las cicatrices y tomar el sol en top-less?

Aunque las cicatrices se disimulan mucho y quedan perfectamente ocultas con el sujetador más pequeño, nunca desaparecerán por completo. Para que el sol no afecte o perjudique la cicatriz, deberá pasar al menos un año.

¿Las mamografías serán igualmente fiables como antes de la mamoplastia?

La fiabilidad de las mamografías es la misma. Por cuestión de control recomendamos una a los seis meses de la intervención. Antes de esta fecha, los cambios inflamatorios y cicatriciales en la mama pueden inducir a su radiólogo a confusiones en diagnósticos, por lo que deben advertirles de la cirugía realizada. A partir de entonces deberá seguir la frecuencia habitual que le marque su especialista.

¿Cuándo se podrá reincorporar a la vida laboral?

Aconsejamos un tiempo de recuperación de unos 10 días pero en profesiones donde se necesite usar los brazos o realizar esfuerzos mas considerables es mejor disponer de dos semanas completas.

Si quiere mejorar el aspecto de sus mamas o si tiene cualquier consulta en relación con la técnica de la mamoplastia, no dude en concertar una visita sin compromiso o en consultarnos.
Recuerde que le podemos atender en Alicante o Denia.

Empiece a escribir y pulse enter